EL PANORAMA ELECTORAL EN MÉXICO

Se agita el panorama electoral  en México,  se  acercan las elecciones municipales y estatales. El próximo 5 de junio de 2016 los ciudadanos tendrán la oportunidad de elegir  a sus diferentes candidatos a gobernaciones, ayuntamientos y diputados  de su predilección con la gran oportunidad de poder elegir a las personas que puedan generar cambios profundos que permitan el crecimiento y desarrollo en el país.

Esto abre la contienda electoral  organizada por el Instituto Nacional Electoral INE entre los candidatos y sus diferentes presentaciones de campañas electorales; cada uno de los candidatos da su postura sobre la situación en la que se encuentra la campaña electoral en la cual todos coinciden en que las actuales circunstancias  reflejan un desgano político del electorado marcado por un ambiente de alto índice de corrupción en los diferentes estamentos públicos.

El calendario político de las  elecciones en los estados de México hace ver para muchos que  2016 según los expertos en materia electoral será un laboratorio para la elección presidencial del 2018, de sus resultados y de cómo transcurran,  se definirán las estrategias así como los perfiles de los candidatos que compitan en las elecciones presidenciales. Pero ¿cuáles son las expectativas?, ¿qué debemos esperar?, ¿qué opina la autoridad electoral?. Estos son algunos de los temas a discutir en  este artículo. 

La Lucha por el Poder

La lucha por el poder local y Estatal  en el  calendario político 2016  se encuentra enmarcada  en un momento en el que paradójicamente se reduce el cuestionamiento de las competencias de los municipios para cumplir sus responsabilidades, resalta la vulnerabilidad para la seguridad de los alcaldes y aflora  las disputas con los Estados. El año electoral se puso en marcha el pasado 17 de enero con la reposición de la elección en Colima, sin embargo la tónica de las campañas electorales  ha estado marcada por la guerra sucia entre los candidatos del PAN y del PRI. En total se elegirán gobernadores en 12 de los 32 estados del país el 5 de junio, además de un millar de alcaldes y alrededor de 400 diputados. Esto hace que la clase política vea este año como un laboratorio de la elección presidencial ya que de sus resultados dependen el perfil de los candidatos y las estrategias de los partidos para 2018.

Se destaca  en el panorama electoral las alianzas opositoras entre el PAN y el PRD en Durango y Zacatecas y que podrían seguir a otros estados con el argumento de que son imprescindibles para impedir el triunfo del PRI, esto nos da a pensar, volverá el PRI al poder en Oaxaca o Puebla, lo conservará en Veracruz, Chihuahua y Tamaulipas, ¿qué resultados puede obtener las victorias y derrotas de unos y otros?, es muy probable  que se lanzarán o destruirán las aspiraciones políticas y mostrarán el comportamiento del electorado de cara  a las presidenciales.

Hay diferentes posiciones en el tema, una de ellas la establece el presidente del PRD Agustin Basave  quien anuncio al Comité Ejecutivo Nacional  que de no aceptar ir en Alianza con el partido Acción Nacional en Tlaxcala y Puebla renunciará a la dirigencia del partido.  En oposición el  dirigente Nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones lamentó que en México se den este tipo de alianzas entre los partidos políticos simplemente para intentar ganar unas elecciones y que luego se correspondan el favor en algún otro estado. Todo esto provoca la pérdida de identidad de los partidos políticos por su obsesión de ganar elecciones cuando saben que por sí solos son incapaces de hacerlo esto los está debilitando e incentiva  que aparezcan los candidatos independientes. 

De igual manera es  muy importante  que se reconozca el resultado de las elecciones así sea por un solo voto ya que de lo contrario  se perjudica en gran manera la gestión del Instituto Nacional Electoral; el hecho de que los candidatos no reconozcan los resultados electorales  da a entender un problema profundo que tiene sus raíces en la coyuntura política y no ha a nivel de las transformaciones normativas de la organización de las elecciones, se entiende un atraso en la cultura política. Hoy se puede afirmar categóricamente que la tecnología y los procesos actuales que se manejan a nivel de la organización electoral ha permitido que esos mecanismos tradicionales de corrupción evidenciados en campañas anteriores ya no se pueden llevar a cabo o por lo menos es más difícil;  sin embargo hay que aceptar  que el clientelismo electoral se sigue practicando es algo que viola la Ley, es un delito, el problema es que en el ámbito político y legal se debe probar para poder sancionar y esto es difícil de lograr, lamentablemente el clientelismo es algo que se sigue presentando, se manipulan los de la gente con fines electorales es un tema  que en muchos casos queda impune pero debemos reconocer que no es lo mismo el México de hoy al de hace unos años, hoy,  hay una cultura electoral creciente sin embargo  es probable que la clase política se haya retrasado ya que muchos partidos políticos no les gusta reconocer cuando pierden, desafortunadamente no todos los partidos están de acuerdo con la autoridad electoral y cómo no están de acuerdo con los resultados se van y atacan a la autoridad electoral.