El truco del lobo feroz

Diariamente hay criminales que encuentran nuevos modos de extorcionar a sus víctimas robándoles sus ahorros. En los últimos meses varios residentes de Colorado han caído víctimas de individuos que los hácen creer ganadores del premio de la lotería pero por alguna razón no la pueden cobrar. Estos individuos les ‘venden’ el boleto ganador o les piden que cobren el premio. Cuando la víctima accede, inmediatamente les piden dinero o otros valores como ‘depósito.’ Una vez que estos individuos tienen en sus manos su dinero o valores (el ‘depósito’), desaparecen, dejando al inocente que les creyó, sin el depósito y sin el premio de la lotería.

Este Alerta!

Otros posible escenarios ilegales son:

El ladrón se acerca a sus víctimas deiciéndoles es originario de otro país, se ha sacado la lotería y quiere regalar el premio a una iglesia. Después de que sus víctimas le dan el ‘depósito,’ el ladrón escapa dejándolos con las manos vacías o con un boleto de lotería falso.

Hay otras formas en que los ladrones pueden robarle su dinero, usando variaciones de los fraudes que aquí le hemos dado. Por ejemplo si usted recibe una llamada telefónica que le prometa premios de lotería instantanios, cuelgue el telefóno inmediatamente! No hay ninguna lotería ya sea en Colorado o nacional que actue en ésta forma.

Personas que les presenten historias como éstas son criminales! Simplemente buscan su dinero o el número de su tarjeta de crédito. Le mentirán tratando de convencerlo. Son criminales, ésta es su especialidad.

La Lotería de Colorado fue creada para fundar parques y lugares de recreo, veredas para caminar y lugares al aire libre, y premios para los jugadores. NO PERMITA que estos criminales le quiten el dinero y la oportunidad de gozarlo.

Algunos consejos para su protección:

NUNCA cobre un boleto de lotería por una persona que no conoce.

NUNCA le de el número de su tarjeta de crédito por telefóno a alguien que le prometa premios de lotería o algun otro premio.

NUNCA responda a una carta o llamada telefónica de alguien que le garantice ganarse un premio. La Lotería de Colorado no garantiza premios, solo la oportunidad de ganar un video xxx si compra un boleto válido.

NUNCA acepte una llamada telefónica por cobrar de alguien que se identifique como oficial de la lotería.

Participe SOLO en una cooperativa, para comprar entre varias personas boletos de lotería, siempre y cuando las conozca bien. Si tiene usted alguna duda acerca de estos clubes de lotería, por favor llame a la División de Investigación de Crímenes de la Lotería de Colorado al (303) 759-6839 o al (719) 546-5275.

SOLO compre boletos de lotería directamente delas tiendas oficiales de lotería.

La Lotería de Colorado y agencias de policia locales se han juntado para combatir estos fraudes pero no hay forma de ponerle alto a este tipo de crimen sin su ayuda.

¿Cómo hacer que una sociedad acepte sin inmutarse importantes restricciones de la libertad o, mejor aún, la represión incontrolada de la misma? En nuestros tiempos de poder mediático, es sencillo: basta con aplicar el divertido truco del lobo feroz. Verás: imagina que quieres endurecer el código penal, pero aún hay unos cuantos de esos rojos que hablan de proporcionalidad de la pena y principio de reinserción. Bueno, pues esperas a que haya un crimen de Alcácer (siempre hay alguno: chalados hay en todas las sociedades) y te dedicas a darle toda la publicidad posible en los medios. ¡A esta gente hay que aplicarle todo el peso de la Ley! Y la sociedad, educada en 20 años de televisión estúpida, acepta indignada sin darse cuenta que el 99’99% de los delitos no tienen nada que ver con lo de Alcácer. ¿Que quieres restringir las libertades en Internet? ¡Pornografía infantil! ¡Terroristas organizándose! ¿Qué importa que el 99’99% de la red se utilice para usos legítimos? ¡Vigilemos Internet! ¿Que quieres restringir el derecho de huelga? Pues sólo tienes que esperar a que algún colectivo privilegiado, como los pilotos de aviación, vaya a a la huelga para montar un pollo en tus medios y decir que el derecho de huelga hay que limitarlo (obviando, una vez más, que el 99’99% de los huelguistas no son pilotos de aviación, sino trabajadores con legítimas reivindicaciones).
Aplique usted este sencillo principio en los medios de comunicación que controle y verá como el asustadizo padre de familia medio cambia libertad por seguridad. Usted habrá dado una nueva vuelta de tuerca a las libertades y él, encima, le votará en las próximas elecciones. ¿No es genial?