Percepción nacional e internacional de la corrupción en México

A principios del 2016 Transparency International y su rama nacional, Transparencia Mexicana, publicaron el Índice de Percepción de la Corrupción 2015 (IPC). En este documento se clasifica y se le asigna una puntuación (de cero a 100, siendo 100 el índice de menor corrupción y cero el de máxima percepción) a los distintos países según la percepción ciudadana sobre el grado de corrupción en el Sector Público.

A la vista de los resultados, el panorama internacional no es alentador ya que de los 168 países incluidos en el estudio (siete menos con respecto al año anterior), más de dos terceras partes obtuvieron una puntuación inferior a 50 puntos. Entre estos se encuentra México que con sus escasos 35 puntos, se coloca en la posición 95, a la par de Armenia, Filipinas y Mali. Muy lejos por lo tanto de Dinamarca, el país que lidera el ranking de menor percepción de corrupción y a tan sólo 22 puntos de diferencia de Somalia y Corea del Norte, los países que se encuentran a la cola del estudio.

Una de las finalidades del IPC es analizar año tras año las diferencias entre las percepciones en un mismo país. De este modo, se puede evaluar la efectividad de las medidas anticorrupción tomadas durante el periodo de análisis.Transparencia Internacional considera que se ha efectuado un cambio significativo cuando se produce un aumento o disminución de al menos cuatro puntos. Sin embargo, no parece que las políticas adoptadas en México durante el 2015 hayan surtido mucho efecto, ya que nuestra república sigue exactamente en la misma posición que obtuvo en el 2014. Y eso a pesar de los compromisos adquiridos con el Grupo de Trabajo Anticorrupción (GTA) del G20 que, para el periodo 2015-2016, se concretaron en la lucha contra el soborno transnacional y la transparencia fiscal, presupuestaria y de compras públicas, entre otros.

En el caso de los países que conforman el Grupo de los 20 o más conocidos como G20, México se encuentra a la cola, solo por delante de Argentina y Rusia. Algo triste si se tiene en cuenta que forma parte del selecto aunque muy controvertido grupo de las economías más grandes y dinámicas a nivel mundial. Aquellas que concentran más de dos tercios de la población global y que son capaces de general 88% del Producto Interno Bruto del planeta. Por ello, sería conveniente que nuestras autoridades se fijasen en las medidas adoptadas por Austria, República Checa, Jordania y Kuwait quienes, aún no formando parte del G20, fueron los que mayor efectividad demostraron durante el pasado año en su lucha contra la corrupción.

En cuanto a la relación con los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el último lugar de la tabla y  con respecto a los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y los MINTS (México, Indonesia, Nigeria y Turquía) nuestro país se encuentra en la antepenúltima posición. Tengamos en cuenta que las naciones que forman estos bloques son considerados como las economías emergentes de primer orden lo que es una fuerte llamada a la inversión extranjera.

El estudio también permite realizar una comparativa geográfica para, por ejemplo, analizar los procesos de integración económica entre países vecinos. México cuenta con acuerdos de libre comercio con once países americanos y solamente dos de ellos se ubican por debajo de México (Guatemala y Honduras). Sin embargo sus principales socios comerciales, Canada y Estados Unidos, ostentan respectivamente las posiciones más altas de la tabla en videos porno.

Nos encontramos por tanto ante un estudio del que se puede realizar un análisis interesante y del que sale una conclusión clara: todavía nos queda un largo camino para terminar con la corrupción.